Ordo Fratrum Minorum Capuccinorum 2

Log in
updated 9:33 AM UTC, Dec 5, 2022

Fraternidades San Lorenzo en la Amazonía

Fraternidades internacionales San Lorenzo en la Amazonía

El 2 de febrero de 2022, jornada de la vida consagrada, fue un día memorable para la Orden de los Capuchinos. Se inauguraron dos fraternidades San Lorenzo en la triple frontera ente Perú, Colombia y Brasil, corazón de la Amazonía. Son las primeras fraternidades San Lorenza fuera de Europa, y son una respuesta al pedido del actual Gobierno General en la Carta programática del Sexenio.

Estas nuevas fraternidades son herencia de dos bellísimas tradiciones misioneras centenarias: Leticia y toda esta zona colombiana, fue evangelizada y estructurada por los capuchinos catalanes (España); y Benjamin Constant, con toda la zona brasileña, por los capuchinos umbros (Italia). Leticia y Benjamin se encuentran a sólo 20 minutos en barco la una de la otra, pero el contacto entre las dos presencias capuchinas, hasta ahora, fue solo ocasional y en los últimos decenios el número de hermanos presentes se iba reduciendo constantemente.

Si bien la pandemia complicó un poco los preparativos, con la bendición de Dios, la determinación de la Curia General, particularmente de los consejeros de las Américas, el esfuerzo de la comisión preparatoria, la apertura y el compromiso de los provinciales de Perú y Colombia y del Custodio de Amazonas-Roraima (Brasil), junto a la colaboración de las tres circunscripciones de las Américas, fue posible constituir dos hermosas fraternidades con cinco hermanos cada una, llevando a esta región diez hermanos bien dispuestos a vivir el carisma capuchino en la misión.

La fraternidad de Leticia (Colombia, donde se habla español) están: fr. Lazaro Souza (38, Cearà – Brasil), fr. David Pacheco (49, Perú), fr. Félix Bohórquez (62, Colombia), fr. Kellycio Medeiros (44, Mato Grosso – Brasil) y fr. Adán Gómez (39, México Norte). En la fraternidad de Benjamin Constant (Brasil, donde se habla portugués) están: fr. Aceme Moraes (42, Amazonas – Brasil), fr. Marcos Vinicius da Silva (37, Amazonas – Brasil), fr. Manuel Vargas (49, Colombia); fr. Celso de Souza (64, Amazonas – Brasil) y fr. Héctor Bueno (43, Perú). Todos estos hermanos asumieron el compromiso de aprender la otra lengua, pues todos deben ser al menos bilingües.

En las celebraciones inaugurales, realizadas en la mañana en Leticia y por la tarde en Benjamin Constat, estuvieron presentes los consejeros generales fr. Celestino Arias y fr. Silvio de Almeida, los superiores mayores de todas las circunscripciones implicadas: fr. Alirio Rojas (Provincial de Colombia); fr. Piero Veliz (Provincial de Perú); fr. Ario Ivon Ribeiro (Custodio de Amazonas-Romaina, Brasil); Fr. Roberildo Souza Araujo (Provincial de Ceará-Piauí, Brasil); Fr. Israel Maldonado (Custodio de México Norte) y fr. Gilberto Bedin (Custodio de Brasil Oeste), y otros hermanos, sacerdotes, religiosos y religiosas y algunos laicos. Las celebraciones fueron simples pero ricas de elementos espirituales y simbólicos que ayudaron a vivir la trascendencia del evento, como la imposición de la cruz misionera, la entrega de un elemento indígena y el signo de la Tau en la frente. Las ceremonias culminaron recibiendo bendición del Ministro General fr. Roberto Genuin que previamente fue grabada en las respectivas lenguas.

El Secretario General para las misiones acompañó todo el proceso de elaboración del proyecto, incluyendo la selección de los candidatos, y en estos días iniciales realizó una semana de formación conjunta con todos los miembros de las dos fraternidades y acompañó el primer capítulo local de ambas fraternidades.

Ahora comienzan los verdaderos desafíos: hacer que estos hermanos, tan diversos, puedan vivir nuestros valores de fraternidad y minoridad, una vida intensa de oración especialmente contemplativa, junto a una generosa vida apostólica misionera, y buscar el modo de sostener estas fraternidades en su actividad misionera y formativa con la colaboración de todas las circunscripciones de las Américas.

Todo este año 2022 será para proyectar, con la ayuda de las secretarías generales, el curso de formación misionera (teórico y práctico) a ser ofrecido desde 2023 a los postnovicios de todas las Américas y a otros hermanos que así lo deseen.

Una vez más experimentamos que la colaboración entre las circunscripciones es el mejor camino para poder responder de un modo significativo a las urgencias y necesidades del mundo de hoy. Oramos para que estas fraternidades puedan ayudar a reavivar nuestro carisma y nuestro espíritu misionero.

Galería de fotos - https://flic.kr/s/aHBqjzDy5P

Modificado por última vez el Domingo, 27 Febrero 2022 00:25
Más en esta categoría: « Anuario 2021-2022 Oremos por Ucrania »